5 mar. 2012

RUMBO A MACHU PICCHU

Posadas, 3 de Enero de 2012

Los preparativos son muchos, la ansiedad se apodera de mi ser y los cigarrillos corren uno atrás de otro como si fuera una maratón de puchos corriendo para ser fumados. Las ganas que tengo de viajar no se pueden explicar con palabras, este viaje que siempre soñé está a un escaso día de comenzar. Hoy por la mañana fui a cobrar el cheque por el trabajo de diciembre y ahora sí con mis $2800 (unos 630 dólares) estoy listo para salir, con el corazón en la mano, mucha buena voluntad y dejando todo el miedo que nunca tuve en la ciudad que me vio nacer y crecer. Argentina, Bolivia, Perú … y quién sabe más que, un viaje de final abierto, un viaje que quizás no tenga fin, una agenda abierta a las posibilidades con unos pequeños objetivos de movida:

1.Desintoxicación del cigarrillo
2.Desintoxicación de grasas; y así poder poseer un vehículo más fácil de transmutar, elevar y sutilizar.

Quién más feliz que yo si consigo esas dos metas, quién más feliz que yo si puedo seguir andando por Sudamérica y el mundo, quién más feliz que yo si pudiera encontrar a la mujer que busco en Perú, la Cristo de la era de 2000 o 13000 años que se avecina, quién más feliz que yo si consigo vivir y aprender con los pueblos originarios en algún tramo del viaje.

Solo espero que mi corazón sea más fuerte que mi mente, poder dejarme llevar ya no solamente con dos señales del universo, sino con una sola, seguir las corazonadas, las intuiciones, los animales, y más precisamente los pájaros que siempre me indican el camino.

Conocer gente maravillosa y fantástica, quizás visitar el Dakar, tener mucho más dinero del necesario, vivir en abundancia y tomarme el tiempo que necesite para disfrutar de Latinoamérica.

No hay comentarios: